domingo, 21 de julio de 2013

Chacao: un lenguaje común en gestión de riesgos







A finales del mes de octubre del año pasado el Alcalde del municipio Chacao, Emilio Graterón,  se convirtió en la prueba política e institucional de que algo importante estaba pasando en Venezuela con el tema de la aplicación de la gestión integral de riesgos de desastres en las políticas públicas, en este caso municipales.
Por primera vez en la historia un alcalde latinoamericano era reconocido por la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres, ente que entregó el premio a Graterón como"Champion Leader" para América Latina de la Campaña Mundial para la reducción de riesgos de desastres 2010-2015 "Desarrollando Ciudades Resilientes: Mi ciudad se está preparando".
Parte de ese reconocimiento se debió  al trabajo de muchos funcionarios que han comprendido que hacer gestión de riesgos no es sólo prepararse para el desastre sino cumplir acciones específicas para atender el riesgo de que tales desastres se concreten.
Johan Prieto, ingeniero geólogo y quien se desempeña como Director Ejecutivo de Protección Civil y Ambiente (Ipca),  del Municipio Chacao, es parte del equipo que intenta lograr mantener un ritmo de atención al tema de los riesgos, que se inició hace un par de años con el apoyo desde Mérida del Centro de Investigación en Gestión Integral de Riesgos (Cigir), ente que ayudó a esta alcaldía a “manejar un lenguaje común en función de la gestión de riesgos”, según palabras del propio Prieto.
Los cambios para lograr que el gobierno de Chacao empezara un tránsito más consciente sobre las implicaciones de la gestión de riesgos, se inició, según explicó Johan Prieto, con un proceso formativo que implicó un progresivo cambio de conducta centrada en el desastre, hacia la comprensión de que no era sostenible una política basada sólo en la respuesta sino que era preciso migrar acciones hacia la prevención y la mitigación efectiva, sólo posible con un cambio global de mentalidad en la estructura funcional de la propia alcaldía.
“Ha cambiado el perfil del funcionario tanto en lo operativo como en lo técnico. Nos hemos formado en los aspectos sobre las amenazas tanto sísmicas, hidrometeorológicas, como geológicas, así como en el reconocimiento de la vulnerabilidad”.
Chacao ha tenido también apoyo de Funvisis y de otras organizaciones que han logrado sumar conocimientos “para incorporar la variable riesgo de forma transversal en las actividades de las distintas direcciones para evitar la construcción social del riesgo”.
Entre esas dependencias que antes no se veían así mismos como actores fundamentales de la gestión de riesgos se cuentan las direcciones de ingeniería municipal, la de gestión urbana, entre otras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada