lunes, 23 de febrero de 2015

Con gestión de riesgos la lluvia no golpearía tanto los cultivos

Un excelente reportaje publicado por el portal El Financiero, de Costa Rica, evidencia que en ese país las lluvias y otros fenómenos naturales tienen un fuerte impacto sobre los cultivos y, por ende, la economía de esa nación. En el trabajo periodístico se plantea que los costos preventivos serían mucho menores que la atención a los desastres consumados. Un espejo en el que se puede asomar la actividad del campo en los andes venezolanos.


Los cultivos de café en Costa Rica han sido particularmente sensibles a los efectos de los fenómenos naturales.

En Costa Rica, durante el periodo comprendido entre 2001 y el 2012, las pérdidas directas por el impacto de los fenómenos naturales sobre los cultivos alcanzaron poco más de $108 millones de colones costarricenses (alrededor de 200 mil dólares norteamericanos), una cifra que pone énfasis en la necesidad de obras de prevención.

De entre lluvias intensas, sequías y sismos, fueron las primeras las que más daño causaron al sector. Estas representan el 96% del total de las pérdidas.
Los datos se derivan del Informe de sistematización de la información del impacto de los fenómenos naturales en Costa Rica elaborado en conjunto por el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) y el Ministerio de Planificación Nacional y Política Económica (Mideplan).
Roberto Flores, especialista técnico a cargo del informe, explicó que la información toma en cuenta solo aquellos eventos naturales que, por su intensidad, desencadenaron en una declaratoria de emergencia nacional vía decreto ejecutivo por parte de la autoridades.
En dicho periodo fueron aplicados 25 planes de atención de la emergencia como resultado de informes institucionales que reflejan los daños producidos por un fenómeno natural, socio natural o antrópico.
Esos documentos son sistematizados por la Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias (CNE).
Del total de planes, 21 fueron generados por eventos de origen climático, específicamente lluvias. Los restantes corresponden al sismo de Parrita en 2004, al terremoto de Cinchona y sequía en el 2009, así como el sismo en Sámara en 2012.
Ronald Peters, director ejecutivo del Instituto del Café de Costa Rica (Icafe), recordó como el sector es de los que más sufren con los embates naturales, lo que viene a destacar la importancia de una vigilancia contínua sobre el cultivo.

Costos devengados

Los productores agrícolas comparten con el Estado la alta factura que pasan cada año los fenómenos naturales al país.
Para el 2007, se generó la declaratoria que mayor gasto ha reportado, producto de un temporal y paso de una onda tropical en el Pacífico Central, Norte y Sur. Este fenómeno produjo daños a cultivos por $3,98 millones correspondientes al 27,39% del total reportado entre 2001 y 2012.
En segundo lugar, se ubicó el temporal por los efectos indirectos del paso del huracán Tomás en 2010, cuando se reportaron $2,95 millones, que representan el 20,27%.
Estos montos son los gastos que enfrentó el Estado en la atención primaria de estas emergencias y comprenden todos los sectores afectados como la infraestructura y el agro.

Recomendaciones visibles

La información refleja la necesidad país de incorporar acciones más amplias y directas en términos de política pública que aporten planificación, financiamiento y educación al sector agrícola nacional.
Fortalecer los programas de gestión de riesgo es la apuesta más grande según conclusión del estudio. 

Prevenir: acción a la mano


Los expertos afirman que en la prevención está la clave. En Costa Rica el sector cafetero tiene un sistema de mensajes dirigidos a 11 mil productores. Mediante este sistema de mensajería se  envían alertas desde la importancia de la fertilización hasta el control de roya. “Vienen inviernos más fuertes y los efectos deben ser cada vez más minimizados para no afectar la calidad”,  apuntó Ronald Peters, director ejecutivo del Instituto del Café de Costa Rica. / La información fue tomada parcialmente del portal http://www.elfinancierocr.com/. / Redacción por: Andrea Rodríguez Valverde


Solicitamos leer la versión original de este reportaje en la dirección: 
http://www.elfinancierocr.com/economia-y-politica/lluvias-desastres_naturales-agro_0_687531251.html




YA NOS PASÓ / El desastre agroambiental de Escagüey


Una vista del sector de Escagüey, en la carretera Trasandina. Hace 22 años ocurrió un desastre de tipo químico ambiental.

Un 26 de febrero pero del año 1993, en la población de Escagüey, ubicada en el municipio Rangel, - a unos 30 kilómetros de la ciudad de Mérida - ocurrió uno de los más graves desastres ambientales en suelo venezolano.

En esa ocasión un camión de la empresa “Productos Químicos Bailadores”, cargado con tres mil kilogramos de plaguicidas, se precipitó 70 metros, por una ladera en la carretera Trasandina, en las cercanías de Escagüey.

Con base a estudios emprendidos por la Unidad de Toxicología de la Universidad de Los Andes, se estableció que 78 personas resultaron muy afectadas, que otras 250 padecieron exposición directa y que casi 700 sufrieron daños indirectos por la nube de humo, originada por la quema de los productos químico.
Ya nos pasó… nos puede volver a pasar





FUE NOTICIA ESTA SEMANA



ECUADOR


Destacan participación
ecuatoriana en cita de Sendai

La titular de la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos de Ecuador, María del Pilar Cornejo, se encuentra entre las destacadas líderes mundiales en reducción de riesgos en desastres, así lo refleja un portal web perteneciente a la Organización de Naciones Unidas que anuncia la ‘Conferencia Mundial de reducción de riesgos en desastres’, a realizarse en la ciudad japonesa de Sendai, el 14 y 18 de marzo de este año.
Según la página web www.wcdrr.org, portal oficial de la conferencia, María del Pilar aparece junto a personalidades como William Swing, director general para la Organización Internacional de Migración, y Michel Jarraud, Secretario Mundial para la Organización Meteorológica Mundial.
“Salvar vidas fue el primer paso, ahora caminamos hacia comunidades del buen vivir, incluyentes, participativas, siempre resilientes” refleja una cita de Cornejo recogida en la plataforma web. / Información tomada del portal: www.cre.com.ec/


NICARAGUA

Temas de desastres reúnen
a líderes centroamericanos

Unos 70 líderes comunitarios de Centroamérica se encuentran en Nicaragua para compartir experiencias en buenas prácticas ante desastres, informó la Mesa Nacional para la Gestión de Riesgos (MNGR).
El encuentro es conocido como “Jornada Regional Comunitaria” y participan líderes comunitarios de El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua.
El objetivo del encuentro es “compartir las lecciones aprendidas de las buenas prácticas comunitarias” desarrolladas en los países, dijo la MNGR en un comunicado.
En reuniones anteriores los líderes han compartido experiencias sobre cómo enfrentar situaciones ante terremotos y fenómenos hidrometeorológicos, como huracanes e inundaciones, informó la MNGR.
Los participantes del encuentro esperan encontrar en Nicaragua “caminos nuevos para seguir haciendo gestión de riesgo ante los desastres”, según el comunicado.
El intercambio de experiencias entre líderes comunitarios de la región forma parte del Proyecto Fortalecimiento de Redes Locales, Nacionales y Regionales Para la Gestión de Desastres en Cuatro Países de Centroamérica, que se desarrolla desde hace tres años en la región. / www.laprensa.com.ni


YA NOS PASÓ / ¿Sequías en Venezuela? Sí han ocurrido



Las referencias a sequías en Venezuela son pocas. Resalta la ocurrida en el estado Falcón.



Si alguien se pone a auscultar la historia del país, confirmará que en Venezuela existen escasas alusiones a las sequías como evento natural de estas situaciones que haya  dejado víctimas fatales.

Sin embargo, pese al carácter tropical de nuestro país, la historia cuenta que entre los años 1911 y 1912 en la Península de Paraguaná, al norte del estado Falcón, los pobladores padecieron una cruenta hambruna que se generó de la mano de una prolongada sequía.

Ciertas referencias documentales indican que hubo cientos de víctimas por la hambruna, quienes murieron secos sobre el polvo del marchito suelo de la península de Paraguaná.

Aún las ánimas viven en la memoria colectiva de los paraguaneros. El tiempo resucitó esas almas en la devoción a las Ánimas de Guasare; esas mismas que hoy siguen luchando contra el intenso viento de esos parajes. /AS



Ante los sismos la recomendación fundamental es mantener la calma

El pasado sábado 14 de febrero se registró una nueva réplica del sismo ocurrido el hace 10 días, el pasado 4 de febrero. En esta ocasión el movimiento telúrico ocurrió a las 05:58 de la mañana, con una magnitud 4.0 en el estado Táchira, específicamente al noreste de La Fría y a 41 Km al oeste de Tovar (estado Mérida), con una profundidad de 5.0 Km. Vale decir que esta es la misma zona donde desde hace dos semanas se viene presentando una apreciable cantidad de sismos.


Mantener la calma es el primer paso para una correcta actuación en caso de un sismo fuerte.


Está claro que mantener la calma durante un sismo (y aún más ante un terremoto) parece ser una acción poco realista ya que el miedo y en algunos casos el terror suelen tomar el control de nuestras emociones.
Pero vale la pena decir que no sólo es posible mantener la calma sino que dicha actitud es la base fundamental donde se construye el resto de las acciones que suelen pedírseles a la población cuando toca enfrentan un movimiento telúrico.
Por ello, en vista de que a más de 10 días de haberse presentado el fuerte temblor del 4 de febrero a las 11:51 minutos de la noche (el cual alcanzó magnitud 5.2) se siguen presentando réplicas considerables, es bueno seguir insistiendo en las medidas a tener en cuenta en este tipo de situaciones.
Las que siguen son una serie de recomendaciones de comprobada viabilidad y aplicación. Fueron revisadas desde el diario La Tercera de Chile, un país reconocido por sus altos estándares en materia de prevención y actuación en caso de terremotos.

Acciones ante de un terremoto

Tenga preparados: botiquín de primeros auxilios, linternas, radio a pilas, pilas, etc. y algunas provisiones. Infórmese cómo desconectar la luz, el gas y el agua.
No coloque objetos pesados encima de muebles altos. Asegúrelos en el suelo.
Tenga un plan de actuación en caso de emergencia y asegure el reagrupamiento de la familia en un lugar seguro.
Confeccione un directorio telefónico para, en caso de necesidad, pueda llamar a Bomberos, Impraden, Policía, Ambulancia, etc.
Revise la estructura de su vivienda y asegúrese que chimeneas, aleros, revestimientos, balcones, etc. tengan una buena fijación a los elementos estructurales. Si fuera necesario, consulte a un técnico en construcción.
Fije bien a las paredes muebles como armarios, estanterías, etc. y sujete aquellos objetos que pueden provocar daños al caerse, como cuadros, espejos, lámparas, relojes, productos tóxicos o inflamables.

Acciones durante un sismo

Si el terremoto no es fuerte, tranquilícese, pues terminará pronto, generalmente no son muy largos.
Si comienza a notar que el terremoto es fuerte, mantenga y transmita la calma, así podrá reconocer el peligro y poder realizar los siguientes pasos:
Si está dentro de un edificio, quédese dentro y si está fuera, permanezca ahí. El entrar o salir de los edificios sólo puede causarle accidentes.
Dentro de un edificio, busque estructuras fuertes, por ejemplo, bajo una mesa o cama, bajo el dintel de una puerta, junto a un pilar, pared maestra o en un rincón y siempre proteja su cabeza.
Fuera de un edificio, no se acerque ni entre en los edificios para evitar ser alcanzado por la caída de objetos peligrosos, como cristales, cornisas, etc. Vaya siempre hacia lugares abiertos, no corra y cuidado con el tráfico.
No utilice el ascensor y nunca corra de forma precipitada hacia la salida.
Apague todo fuego. No utilice ningún tipo de llama, ya sea fósforos, encendedores, velas, etc. durante o inmediatamente después del temblor. Recuerde que producto del sismo pueden haberse roto cañerías de gas.

 Sobre las réplicas de un sismo

Luego de un sismo de mediana o fuerte magnitud (como puede ser, por ejemplo, el de 5.2 ocurrido entre Táchira y Mérida el pasado 4 de febrero) en muy probable que se produzcan réplicas. Ante estos nuevos movimientos, se recomienda primero guardar la calma, porque son normales después de un temblor de la magnitud del ocurrido en los andes. Es normal que las réplicas se sigan presentando, según los expertos, incluso por meses en diferentes grados, pero es muy poco probable que con la misma intensidad que el temblor principal.



FUE NOTICIA ESTA SEMANA


MÉXICO

Reconocen alta calidad de
Protección Civil de Chipas


El organismo certificador de sistemas de gestión de calidad American Trust Register, S.C. otorgó a la Secretaría de Protección Civil e Instituto para la Gestión Integral de Riesgos de Desastres del Estado de Chiapas, la Ampliación del Registro de Certificación del Sistema de Gestión de Calidad Norma ISO 9001: 2008.
El alcance del sistema de gestión de calidad aplica a los procesos de: Programa Preventivo de Protección Civil PP5; Identificación y análisis de riesgos mediante la elaboración de dictámenes de riesgo natural, antropogénico; oficios dictamen y opiniones técnicas; y el Fondo Municipal de Protección Civil.
Además del Procedimiento de Alerta Estatal por Lluvias; el Comité de Evaluación de Daños, con apoyo en los procesos de mantenimiento informático, selección y desarrollo de personal, así como la herramienta de las 9 Ss.

La Secretaría de Protección Civil e Instituto para la Gestión Integral de Riesgos de Desastres de Chiapas, con la certificación de ocho procesos sustantivos, se pone a la vanguardia de clase mundial en la gestión integral de riesgos de desastres. / Con información de:  http://www.oem.com.mx/


PANAMÁ

Aplican política de gestión
financiera ante desastres


Para fortalecer la gestión financiera de riesgos de desastres, tanto en su política como en sus programas, el país ya cuenta con  un Marco Estratégico de Gestión Financiera de Riesgos de Desastres.
La implementación del marco estratégico mejorará la capacidad de respuesta financiera del gobierno ante desastres y con esto se mitigarán los impactos fiscales y sociales de largo plazo de estos eventos, explicó Dilka Escobar, subdirectora de  la  Dirección de Inversiones, Concesiones y Riesgos del Estado (DICRE), del Minsiterio de Economía y Finanzas (Mef).
El Marco Estratégico implica cinco avances fundamentales entre estos el fortalecimiento de la DICRE, como ente encargado de diseñar e implementar estrategias de protección financiera, la identificación, dimensionamiento y entendimiento del riesgo fiscal debido a ocurrencia de desastres.

Otros de los avances son la incorporación del análisis de riesgo de desastre en los procesos de planificación de la inversión pública, la formulación de los componentes para el desarrollo e implementación de herramientas de retención y transferencia de riesgo y el  desarrollo del mercado doméstico de seguros. / Información tomada a partir de: www.panamaamerica.com.pa/

domingo, 8 de febrero de 2015

¿Varios temblores significan que viene un terremoto?... No necesariamente es así




Aunque no es un hecho nuevo, la sismicidad focalizada en una zona específica,  aún sigue siendo un evento llamativo y que no está exento de  producir cierta zozobra entre la población en las que dichos movimientos se sienten con más frecuencia. Más allá del susto, los especialistas creen que debemos tomar este tipo de episodios como un recordatorio de las características telúricas del espacio que habitamos.



La región andina es propensa a los sismos. Estar preparados es mejor actitud que vivir atemorizados.

Adelfo Solarte
adelfo.solarte@gmail.com

Tras el fuerte sismo de magnitud 5.2, registrado a 9 minutos para las doce de la noche, el pasado miércoles 4 de febrero, evento que estuvo ubicado a 13 kilómetros de La Fría, en el estado Táchira; y a 45 kilómetros de Tovar, en el estado Mérida, muchas personas que sintieron el movimiento telúrico han manifestado su temor porque tras ese fenómeno, sobrevenga sobre los andes un terremoto catastrófico.
Esa preocupación, convertida en miedo, ha tomado forma también, debido a los mensajes que suelen trasmitirse en las redes sociales, los cuales, casi siempre, no pasan de ser comentarios especulativos, no científicos, y, en algunos casos, divulgados con la idea de generar temores infundados.
Lo cierto es que el temblor del 4 de febrero sí es uno de los más fuertes registrados en los andes en la última década. Si a esto sumamos el hecho de que se han producido más de un medio centenar de réplicas (algunas por encima de 4.0 de magnitud) podría decirse que ciertamente hay razones para la duda de lo que pueda pasar.
Pero, así lo sostienen los especialistas, ese temor debe ser convertido en acciones conscientes que nos lleven a tomar medidas para separar los falsos rumores, de lo que sí es información válida y, más aún, para organizarnos en función de asumir el hecho cierto de que vivimos en un territorio que ha sido afectado en el pasado por terremotos que, según los sismólogos, tenderán a repetirse en el futuro.

Protección Civil y Funvisis: atentos


En una nota de prensa generada por la Fundación Venezolana de Investigaciones Sismológicas (Funvisis) se infomó a finales de la semana pasada que esa institución científica así como el sistema de Protección Civil “se mantienen activados en las poblaciones de Táchira, Mérida y Trujillo”, tras el sismo registrado en horas de la noche del pasado  miércoles 4 de febrero, de magnitud 5,2.
En esa nota de prensa, Aura Fernández, presidenta de Funvisis, reiteró que el evento no dejó heridos ni daños a infraestructuras, a pesar de las más de 30 réplicas que hasta el momento se han sucedido en dicha zona, ubicada en el llamado sistema de fallas de Boconó, uno de los principales del país.
"Al ocurrir este movimiento se activan todas las fallas vecinas y ocurren esta cantidad de sismos que han ido bajando su magnitud. Estas réplicas y sismos asociados al de 5,2 pueden seguir ocurriendo durante estos días y se le recomienda a la población estar atenta y tomar en cuenta los planes familiares de desalojo, así como en el trabajo y en las escuelas", expresó.

Entonces… ¿Qué ocurrirá?

Los terremotos y todo el sistema de eventos a ellos asociados, siguen siendo los chicos incomprendidos del reino de las llamadas amenazas socionaturales.  Si bien las lluvias, las sequías, las erupciones volcánicas, los huracanes y los tornados – por citar un puñado de fenómenos -  no han sido “domados” por el conocimiento científico, su ocurrencia está cada día mejor monitoreada y precisada.
Con los terremotos hay muchos avances pero también un amplio terreno para la sorpresa. Se sabe dónde temblará, se sabe hasta dónde puede llegar la magnitud en una zona determinada e incluso, en función del conjunto de vulnerabilidades de la población, hay estimaciones de cuánto daño puede causar un terremoto determinado. Pero hasta allí.
El dónde exacto, el cuándo exacto y el cómo exacto aún pertenecen al terreno de la especulación.
Por eso eventos como los temblores ocurridos en los andes la primera semana de febrero, que hemos atravesado los merideños entre temores y cierta inquietud,  suelen ser bien recibidos por los expertos, ya que ayudan a mejorar notablemente la información científica sobre las características específicas de nuestra realidad sísmica… La de Mérida.

Lo importante: las acciones

Para el profesor Jaime Laffaille lo que sí nos recuerda este tipo de eventos sísmicos es que nuestras ciudades están localizadas dentro de una región sísmicamente activa, en una zona de deformación de la corteza terrestre en la que se están acumulando grandes energías y que éstas serán liberadas en algún momento a través de un terremoto de mayor magnitud que los actuales.
La idea es que estos episodios no sean menospreciados y que sirvan para tomar una serie de acciones que conduzcan a que nuestros pobladores vivan y trabajen en lugares más seguros, que conozcan lo que pueden hacer personalmente para mejorar en este sentido su entorno y el de su familia. Estas acciones deberán ser apoyadas por los organismos e instituciones regionales y nacionales, trabajando de manera coordinada para estimular, apoyar y mantener en el tiempo un crecimiento sostenible de nuestras poblaciones.




Funvisis monitorea la actividad sísmica y se mantiene alerta ante cualquier situación. Lo mismo hace Protección Civil.




Los extremos preocupan

Para los expertos en sismología Jaime Lafaille y Raúl Estévez, ambos investigadores vinculados al Laboratorio de Geofísica de la Universidad de Los Andes, “la intensa actividad sísmica por un lado, o lo que pudiéramos llamar un “silencio sísmico” – por el otro -, indican que algo anómalo ocurre, aunque no sea evidencia suficiente para determinar la potencial ocurrencia de un terremoto de gran magnitud”.

RECOMENDACIÓN:

La página de FUNVISIS es el sitio más recomendado para obtener información clara, precisa y científica sobre los movimiento telúricos que ocurren en suelo venezolano. Incluso tiene la posibilidad de que los usuarios puedan reportar los eventos sentidos.